Vierte el contenido en un traste de vidrio, tápalo con una tela o un papel y deja reposar al sol. En un par de horas se habrá secado y puede hacerse un polvillo que puedes conservar en un frasco con tapa para pintar más adelante o fertilizar tus plantas.

En casos de infecciones que se transmiten por medio de la sangre deberás considerar desechar el contenido directamente en un contenedor indicado para residuos biológicos.

Sólo debes contar con una bolsa para desechar residuos biológicos en casa y un traste pequeño (para llevar en el bolso) de plástico rígido y resistente, de color oscuro para mayor discreción y con una tapa que haga buen sello. Cuando salgas, lleva contigo el traste pequeño con tapa y vierte en él el contenido cuando sea necesario, después de vaciar agrega un poco de papel higiénico (3 cuadritos) para que el líquido se abosrba en la fibra y sea más facil desecharlo en la bolsa especial para residuos biológicos cuando vuelvas a casa. Lava muy bien el traste portátil cada noche, y asegúrate de sellar la bolsa de residuos y mantenerla alejada de niños y mascotas.

Al finalizar tu ciclo, puedes desechar la bolsa de residuos en la basura, de preferenica a la vista.

Si requieres estos materiales puedes pedirlos a hola@lunacup.mx.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *